Acó (Perú) pueblo de alfareros

José Rodolfo Sabogal Wiesse

Resumen


El pueblo indígena de Acó se encuentra ubicado en la sierra central del Perú, a 3380 mts. s/n/m, en el confín occidental del productivo valle del Mantaro. Esta comunidad agraria constituye un pueblo tradicional de campesinos-alfareros en una región en la cual cada pueblo tiene asignado una función y practica una artesanía diferente. Acó está situado en el límite ecológico de la zona "Quechua" templada, hasta donde crece el maíz, con aquella "Suni" más fría y en donde la agricultura tiene resultados aleatorios. Es por eso que Acó representa una suerte de centro de acopio a la vez que de aprovisionamiento del maíz, el grano más apreciado en los Andes. En este cuadro la cerámica contribuye como elemento de trueque, y hoy como fuente de ingresos en efectivo. Esta importancia del trueque en Acó es recalcada por los relatos de aquenses, cuando niños, en que recibían productos de las zonas altas vecinas, y se aprovisionaban de maíz. La cerámica encaja - así - de manera adecuada dentro de su economía local y doméstica, a la vez que les proporciona un elemento de intercambio utilísimo. Pues hay que tener en cuenta que los labrantíos de los cuales disponen son insuficientes y la producción agrícola aleatoria debido a las condiciones climáticas. La fabricación de cerámica coincide con el ciclo económico y se encaja de acuerdo con las estaciones y la vegetación así como las fiestas patronales del valle y las actividades familiares. El asentamiento humano es nuclear, sumando 5200 habitantes en 1972.Existen 100 hornos de cerámica, artesanía que conocen todos los aquenses. Tanto como la agricultura. Cada barrio del pueblo se encuentra especializado en la fabricación de determinada pieza cerámica. Este trabajo se realiza sobre todo durante la época seca de junio a noviembre, existiendo prevenciones sobre la practica de la cerámica durante la época lluviosa. Se describe a continuación la técnica cerámica utilizada y se mencionan todos los tipos de piezas fabricadas, así como sus precios en 1976. El mercadeo de los cerámicos lo realizan mayormente intermediarios del pueblo, tal como en todos los centros productores de artesanías de la sierra central del Perú. Dichos intermediarios son generalmente parientes de los alfareros, y el costo de su servicio es elevado. La cerámica es conducida en automotores a las ferias regionales indígenas del valle del Mantaro, adonde son vendidas en efectivo, teniendo gran demanda. Otros tipos de cerámica, especiales, como máscaras y juguetes, son fabricados para fechas fastas en el valle. El artículo termina haciendo recomendaciones de mayores estudios y de procurar un mejor entorno para la práctica de la cerámica.

Texto completo:

PDF


DOI: http://dx.doi.org/10.18441/ind.v6i1.361-380

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.



 

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

© 2017 | IAI SPK

Ibero-Amerikanisches Institut PK